CASA DEL LIBRO TÚ LIBRERÍA ONLINE

martes, 14 de mayo de 2013

No mires atrás



Ojos derramados en la devastadora crisis
empañaron unos labios sin sonido
en el ligero resplandor de un reflejo sin sentido.

Si trasladas el pensamiento, percibirás la angustia
que se oculta entre las paredes de una vivienda,
y alberga un penoso sollozo que abraza la pobreza.

Demasiado tarde asomé la cabeza y di un grito,
Tengo hambre… supliqué,
¡Nadie, respondió! ¡Nadie, me ayudó!

¿Cuántas veces tendremos que oír el llanto de un niño, antes de extender nuestra mano?








10 comentarios:

  1. El la peor de las catastrofes Nuria, que la gente mira a otro lado, debemos ayudarnos entre nosotros porque los que nos roban no lo haran y nos dejaran sumirnos en la miseria y que nuestros hijos sigan pasando hambre... NO PODEMOS SOPORTARLO MÁS

    ResponderEliminar
  2. es terrible,si lo sabremos en Latinoamérica!en Sudamérica de dónde soy ,Uruguay,estamos al contrario,cada vez hay menos gente buscando en la basura,hemos tenido que luchar décadas y décadas para concientizar y dejar de comprar espejitos,adelante se puede

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rosario por tus palabras de ánimo tan necesarias en estos tiempos, un placer tu paso por mi blog, un abrazo.

      Eliminar
  3. Hay gente sorda, sordísima que nunca extiende la mano. Todos sabemos quienes son. Ojalá tuviéramos la solución para atajarlo de un plumazo.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto nury, ese es el problema que el miedo supera al hambre y ¿que pasará el día que el hambre supere al miedo? mejor ni pensarlo, besos.

      Eliminar
  4. triste y cierto. buen blog, un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Juan, es muy triste y a la vez indignante, un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Exponer la cruel realidad en forma de poema no le resta crudeza, pero quizá sea una forma adecuada para incitar a la reflexión.
    Gracias por ser sensible al sufrimiento de los demás.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Gracias a ti J. Teodoro por pasar por tus palabras, un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar