CASA DEL LIBRO TÚ LIBRERÍA ONLINE

lunes, 15 de octubre de 2012

Crisis… un dulce pastel para los banqueros y el gobierno.



Crisis… un dulce pastel para los banqueros y el gobierno.
El límite de nuestra percepción puede llegar a entorpecer nuestra comprensión, en una constante lucha de conflicto y desacuerdo, pero no al punto de ser tontos o ciegos, como parece creer este gobierno. No hay dinero, en las arcas públicas, dice De Guindos; tenemos que solventar los problemas de los banqueros que han robado vuestro capital. O haremos alusión al gobierno pepero de Galicia, el cual recorta a los ciudadanos para reformar su sede gubernamental y tener buenas zonas Vips y más lujos añadidos.
Los continuos ataques a la ciudadanía con reformas más que dudosas, donde quizás la letra pequeña llegue a provocarnos un estado de rabia y frustración, han dejado más que  entre dicho a este precario e incapacitado gobierno de su capacidad de gestión.
El infructuoso caos que este vergonzoso gobierno, en los pocos meses que lleva gobernado, está sumiendo a tantas familias, es desastroso y digno de un referéndum lo más rápidamente posible.
Las comunidades peperianas están siendo devastadoras en este país…
Si tiramos de nuestra memoria, recordaremos que en otros tiempos, todos los pobres tenían su cartilla de racionamiento… una hogaza de pan, un poco de tocino, y unas patatas. Pero todos por igual tenían derecho a su racionamiento. Hoy, parece que incluso entre los pobres hay clases sociales. Por qué yo me pregunto:
¿Por qué, no se reparte a todos los necesitados, una cantidad diaria de alimento, para subsistir? ¿Cómo puede Caritas, decirle aún necesitado; lo siento no podemos ayudarle, estamos saturados?
¿No sería más lógico, repartir, la cantidad de alimentos de la que dispone Caritas y otras organizaciones sociales, a todos por igual? Si hay diez quilos de patatas, por poner un ejemplo, pues racionémoslas entre todos, toqué a lo que toqué y todos tendremos algo que llevarnos a la boca…
¡Por qué no sucede!, te obliga a pensar y convencerte, de que incluso entre los pobres, ahí, pobre y pobres…
Pero no parece importarle a ningún partido una solución tan simple, ya qué ninguno dice nada.
¡Qué más da!... mientras los defraudares bancarios sigan teniendo vía libre para delinquir; y a este gobierno no le falte su Bankia para su propio interés. Pensar en la gran vidorra que se pegan a nuestra costa, con tantas personas pasándolo mal, cada día me repugna más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario